Os acompañaré durante todo el día. Haré mi trabajo con discreción, pero siempre estaré cerca cuando lo necesitéis. Seré un apoyo en todo momento. Mi trabajo no sólo consiste en capturar los momentos; también me dedico a crearlos y hacer que pasen cosas bonitas.

No hay horarios, no hay relojes para mi. Me podéis echar cuando queráis de la fiesta, pero si no, me quedaré hasta que haga falta. No hay coste extra.

La cantidad de fotos entregadas depende de mucho de cada boda, pero por encima de los 700. Tendréis las fotos sin marcas de agua ni firmas, y siempre en a la máxima calidad.

También tendréis una galería en la nube para vosotros y los invitados, para poder descargarlas y compartirlas con facilidad.